El milagro ecuatoriano en tiempos de la tormenta perfecta

Resultado de imagen para avances ecuadorUna fuerte oposición se ha desatado en torno a la cifra final de crecimiento del Ecuador durante 2016. Los políticos contrarios al Gobierno se han acogido fuertemente a la predicción del Banco Mundial, que sitúa al país en un decrecimiento de la economía, de alrededor de 2,6 % del Producto Interno Bruto.

Sin embargo, las cifras del Banco Central son diferentes –y han demostrado ser más confiables que la de los organismos internacionales de crédito-. El Banco Central calcula que ha habido un crecimiento positivo de 1,4 % durante 2016.

Pero, los indicadores que no se discuten ni se utilizan como plataforma política son los de defensa del bienestar de los ecuatorianos, a pesar de que el país enfrentó una “tormenta perfecta” de dos años y medio, aproximadamente.

Organismos internacionales como la Comisión Económica para América Latina (Cepal) calculó, que si bien la pobreza aumentó en estos años, el desempeño del Ecuador le permitió estar por debajo del promedio regional.

Es decir, la estrategia de sacrificar los indicadores macroeconómicos de crecimiento para favorecer el empleo, el bienestar de los ciudadanos, rindió frutos incontrastables.

El propio Presidente de la República, Rafael Correa, describió de esta manera la tormenta perfecta: “Desplome de los precios del petróleo, siete puntos en pérdida de exportaciones con respecto al PIB, apreciación del dólar, desaceleración de China, colapso del mercado ruso, que es uno de nuestros principales mercados no petroleros”. Y hay que agregar un terremoto que tuvo un costo de alrededor del 0,5 % del PIB.

Es decir, la disminución de ingresos a la economía ecuatoriana fue alarmante. Pero el milagro sucedió cuando los pocos dólares obtenidos se destinaron preferentemente a los programas de protección social del país: salud, educación, seguridad social, bienestar ciudadano. Por un lado, apoyo a estas políticas, pero por otro evitar tomar medidas económicas que afecten a los más pobres.

Tampoco es que las medidas coyunturales fueron las únicas que permitieron que apareciera el milagro. Durante una década, la administración gubernamental se concentró en mejorar el nivel de vida de la mayoría de los ecuatorianos.

La inversión pública en salud, educación, seguridad ciudadana, en políticas contra la pobreza, en la construcción de una infraestructura productiva, en la edificación de un sistema de generación eléctrica limpia, renovable y menos costosa son algunas de las reformas estructurales de la nación cuyo efecto positivo trasciende en el tiempo.

La mayoría de las políticas públicas, desde la elaboración de una nueva Constitución hasta la atención preferente a discapacitados fueron ejecutadas con una intención de largo plazo y con el tiempo los avatares de la realidad mundial encontraron un Ecuador sólido.

Desatada la tormenta perfecta se implementaron políticas económicos que han dado resultado y que han permitido que el Ecuador revierta la tendencia de desaceleración mucho más rápidamente.

En realidad, el milagro ecuatoriano se logró gracias a que se evitó que la tormenta perfecta fuera tan destructiva. La Revolución Ciudadana logró construir un Socialismo del Siglo XXI capaz de capear el temporal.

Anuncios

Acerca de cubaenecuador

Amante de la patria grande de Bolivar y Guevera. Eloy Alfaro y José Martí. Fidel y Rafael Correa
Esta entrada fue publicada en America Latina, Económica, Política y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s